1. Colocación: Sitúa tus velas de soja en un lugar seguro y estable donde no haya riesgo de que se vuelquen. Asegúrate de colocarlas lejos de cualquier material inflamable, como cortinas o papel.
  2. Recorte la mecha: Antes de encender la vela de soja, asegúrate de recortar la mecha a aproximadamente medio de longitud. Esto asegura una quemadura más limpia y uniforme.
  3. Protección adecuada: No pongas la vela cerca de corrientes de aire. Las velas decorativas deben de tener un recipiente sobre el que derramar la cera para no estropear tus muebles.
  4. Tiempo de quemado: Es importante permitir que la vela de soja (en recipiente) se queme durante períodos de tiempo adecuados. Idealmente, deja que la vela se queme durante al menos una hora por 2.5 cm de diámetro. Esto ayuda a prevenir la formación de pozos en la cera y promueve una quemadura más uniforme en futuros usos.
  5. Supervisión constante: Nunca dejes una vela de soja encendida sin supervisión. Siempre apaga la vela cuando salgas de la habitación o te vayas a dormir. Además, asegúrate de mantener las velas fuera del alcance de mascotas y niños para evitar accidentes.
  6. Apagado seguro: Utiliza un apagavelas o una tapa para sofocar la llama en lugar de soplarla, ya que esto puede generar salpicaduras de cera caliente.

Siguiendo estos consejos, podrás disfrutar de tus velas de soja en casa de manera segura y prolongar su vida útil. ¡Disfruta de la hermosa y relajante iluminación que brindan!